24 de noviembre de 2007

Esa extraña naturaleza humana.

Igual es loco que antes alguien con mucho o poco sentido común, mucho o poco respeto a las libertades personales y mucha o poca fe en la importancia de la propia conciencia y responsbailidad, viniera y dijera cosas, le agregara que eran en nombre de Dios, y a partir de ahí la gente cambiara su conducta, manera de ver la vida, etc.

Mahoma, por ejemplo, podía haber dicho otras cosas, y haberlas agregado al Corán, y la religión musulmana sería diferente.
Lo mismo pasa con la Iglesia Católica y todos los cambios que ha tenido, que eran (antes) siempre aceptados porque eran "en nombre de Dios".


También es curioso en la naturaleza humana esa fijación en creer que si alguien dice algo muy cuerdo o vive de una manera muy sabia, tiene que ser un santo o está predicando una nueva religión.
Por ejemplo, Lutero... él sólo quería reformas en la Iglesia Católica, no crear una nueva Iglesia Luterana (evangélicos, protestantes) como crearon quienes le encontraron razón.
Supongo que es una extraña necesidad humana.

¿Acaso no hay gente que dice barbaridades hoy, como la hubo ayer, y habrá mañana?
¿Y acaso no hay gente que pueden decir cosas con sentido común simplemente porque han reflexionado mucho y ésa es su manera de ver el mundo?

¿Por qué todo tiene (o tenía) que relacionarse de inmediato con profetas, mensajeros, religión, nuevas iglesias, mística...?

¿Por qué en vez de rendirle pleitesía a la vida, y agradecer lo que otros nos enseñan y regalan, nos ponemos a rendirle pleitesía a esos "otros" y esperamos que nos sigan mostrando el camino que debemos seguir?
¿Por qué tan cómodos?
¿O inseguros?

Para mí ha sido esencial entender que hagan lo que hagan los otros, digan lo que digan los otros, y crean lo que crean los otros, siempre debemos mirar hacia dentro y obedecer a nuestra propia conciencia.
Y tratar de ser mejores.

15 comentarios:

  1. De acuerdo con el último párrafo, pero, ¿quién nos dice qué es la conciencia recta si no hay nada objetivo para señalárnoslo? pues yo creoq ue si a Stalin le hubieses preguntado qué tal dormía por las noches acompañado de su conciencia, te diría que estupendo, ni un rollo.

    Para que la norma sea universal y digna de ser oída, es necesario que la promulgue el que nos creó, de otro modo sería lícito imponer lo que se me ocurra, pederastia incluída...¿quién nos dice que prohibirla no atenta contra mis derechos humanos, por ejemplo? pues la norma objetiva, externa, de ley natural, que nos obligue a todos, huella de nuestro creador, que dice lo que está bien o mal. Otra cosa sería el caos. No hay mayor tirano que el hombre hacia el hombre y la naturaleza si se le deja a sus instintos e inclinaciones. Por eso, y otras cosas creo que la ley de Dios nunca será algo pasado, al contrario, ¡cuánto la necesitamos!

    Un beso, Irantzú; qué bueno poder pensar y expresar lo que siento y creo.

    ¿En Europa de nuevo? yo voy a Alemania en diciembre.

    ResponderEliminar
  2. Hay como una flojera generalizada de pensar, y una negación generalizada de sentir, una fijación generalizada en mostrar lo que "tiene que ser" en ostendar, en esconderse. Qué lata, no? Hay que dar la pelea en la dirección contraria... que curiosamente es un poco no dar la pelea, por decirlo de alguna manera.

    ResponderEliminar
  3. Alemamá, pero es que tú tienes la suerte de haber nacido en un sitio donde el "dios" de turno (de verdad no quiero ofender) no dice tantas barbaridades (porque los hombres lo han hecho no decir tantas, aunque todavía se conservan algunas... para qué mencionarlas)... al menos este dios en el que tú crees (o la gente que habla en su nombre) aún hablan de amor, respeto, tolerancia...
    Pero en otros sitios ese dios de turno (que habló a través de otros hombres, de otra cultura y mentalidad) habla de censura, castigos, guerra santa, ablación, etc...

    Entonces yo no creo en estos hombres, porque es algo muy circunstancial haber nacido aquí o allá, en esta época o en otra... creo en mí.

    La razón, la empatía, el respeto, las verdaderas ganas de ser mejor y de hacer el menor daño posible me mueven y me salvan, y no se trata de ser santa, ni buena, sino que de tratar de aprender a vivir bien... si al final, ¡vivimos tan poquito rato!

    Ojalá todas esas miles de personas buenas que conozco y que siempre han existido (aunque no se note) fueran las que crean las leyes y rigen el mundo... pero no es así, por un lado tenemos el poder clásico (que quiere siempre más poder) y por otro las religiones...

    Yo paso, me quedo con la filosofía.
    Y ni con eso, porque no la estudio ni la he estudiado... pero pensar y buscar respuestas es a fin de cuentas filosofía, no?

    Gracias a ti e Ignace por pasar. :-)

    ResponderEliminar
  4. Querida Irantzu, los males que mencionas, como la guerra, la mutilación (ablación, esterilización y otros) son producto de no respetar la ley natural, que en todas las culturas dice en resumen: 'no hagas a otro lo que no quieres que te hagan a tí'; o en positivo: 'Haz el bien que quisieras para tí'; y en cristiano y por ende católico: 'haz el bien y no mires a quién', pues debes hacerlo también a tu adversario, enemigo o contrincante.

    Los mandamientos, Irantzu, son barreras por detrás de nosotros, un mínimo exigible para el bien del hombre y la sociedad. Por delante, tenemos las bienaventuranzas, las obras de misericordia, la caridad y solidaridad, y todas las iniciativas que se nos ocurran para hacer este mundo mejor.

    Hablas de tu deseo de rendirle 'pleitesía a la vida' y sí, tengo bien experimentado que justo por ESE punto es resistida la Iglesia Católica, pues exige respeto a TODA vida en TODAS sus etapas y en TODO lo que acompaña el engendrarla, por la gran dignidad que tenemos por ser hombres (y mujeres, obviamente)

    En el fondo, el dilema es el mismo de siempre: queremos tomar lo que nos gusta o conviene dejando lo que no, y termina llevando a muchas injusticias.

    ***
    Voy a Stuttgart, pues mi hija tendrá su guagua en enero. Es casada con un alemán.
    ¡Brrrr! qué frío, ha estado nevando. Un beso, disfruta el calorcito.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y los mandamiento -salvo los 3 primeros- no son mero sentido común?

    ¿No cumplen miles de personas en el mundo todos los principios cristianos por puro instinto, sin conocer ni a Cristo ni ningún Dios?

    ¿Y no hay gente que según lo que diga el papa del momento cambian sus criterios y "esto es malo, porque lo dice la iglesia", "esto ya no es tan malo porque la iglesia dijo esto otro"? Y en realidad no es la iglesia, ni dios, es un hombre, y ese hombre es él y sus circunstancias... y su criterio.

    ¿Pero necesitamos que alguien nos vaya diciendo ciertas cosas?

    ¿Y si hubieramos nacido en Arabia Saudita qué? ¿Estaríamos sintiendonos pecadoras si nos gustara (de vista) el vecino? ¿Creeríamos de corazón que es pecado andar con la cara descubierta?
    Es lo mismo que pasa acá con los conceptos religiosos de "pecado" y "castidad", pero en otra cultura y con otro códigos y límites, pero es lo mismo.

    Es que es fácil para nosotros a este lado encontrarle el lado bueno a la iglesia o la religión o dios, porque los occidentales lo hemos moldeado bastante a nuestras necesidades, y la iglesia ya no puede (no debe!) meterse con la vida de la gente, solo puede predicar de lejos... y hemos llegado a creer que sin ese predicamento no habría bondad en el mundo, ni a nadie se le hubiera ocurrido respetar al prójimo.

    Y además se nos olvidan cosas. Porque hoy es hoy. Pero antes hubo cruzadas y cosas terribles varias.
    Y no era dios el injusto entonces, eran los hombres. Algunos hombres, porque siempre es así.

    Reconozco que me molesta el poder de la iglesia (el de los poderosos de la iglesia, no de los curitas de una población que ayudan a la gente con desinterés), y el sometimiento de los miembros de las iglesias (no de los creyentes, que viven su fe y se cuestionan para seguir creyendo y creciendo), me molesta que siga siendo cierto eso del "opio del pueblo" (para alguna gente).

    Siempre he pensado así, pero todo se me intensificó al ver esta noticia, porque no puedo creer que la gente no se cuestione, no pare y piense, no diga "hey, quizás esto no es tan inteligente de nuestra parte... quizás hay otras cosas que importan más..."...

    Si al final, lo que importa es ser buena gente de corazón y obedecer a tu conciencia, porque como me dijo una amiga teóloga "es tan pecado no ir a misa cuando tu SABES que deberías ir, como ir cuando tienes a tu hijo enfermo y tu conciencia SABE que deberías quedarte en casa con él.
    El pecado no es dejar de cumplir un mandamiento. El pecado es no obedecer a tu conciencia, ir en contra de tus propios principios.

    Yo (y tú también creo :-)) me quedo con la gente buena, eso me importa. Tengo amigos -como ya puse arriba- que son teólogos, oros católicos, otra musulmana, y los quiero, como ellos me quieren a mí y me aceptan mis cuestionamientos, y los conversamos, y reflexionamos en conjunto.
    Para mí, eso es lo importante, cuestionarse, y no creer (o ser descreído) porque sí.

    ...ufff, me explayé! :-)

    ResponderEliminar
  6. Tu dices: "¿No cumplen miles de personas en el mundo todos los principios cristianos por puro instinto, sin conocer ni a Cristo ni ningún Dios?" justo eso es lo que he estado tratando de decirte: se cumple aquí o en la quebrá' del ají porque es de ley natural. Algo impreso en la conciencia profunda del hombre sólo por serlo, no por ser católico o no. Cuando hay abusos como con esa mujer vilada y castigada por eso es por salirse de la 'regla de oro' del hacer con otros lo que quiero que hagan conmigo que te decía.
    La verdad es que con lo que hagan los musulmanes no me meto, pues no es lo mío, casi no los conozco más que por lo que dicen y porque he leído por curiosidad el Corán.

    Tu amiga teóloga tiene razón con lo que te dijo. Los mandamientos no son irracionales, al contrario, y si las personas intentaran ver lo demasiado de positivo que tienen no patalearían tanto porque existan.

    De no representar a la ley natural, no nos sería exigible el no matar,por ejemplo, pues podríamos argüir que va con mi conciencia, con mis principios. Pensando que la norma es la propia conciencia bastaría invocarla para vaciar las cárceles. ¿Por qué meter al chucho a Sakarach, el organizador de Paidos, la 'agencia' de pedofilia internacional el línea?

    Sí, ha habido cruzadas, guerras y otras cosas, muy propias de su época por lo demás, (he estudiado historia y no se puede hacer abstracción de la época en que se desarrollan los hechos juzgando con criterios modernos) y a cambio ahora tenemos el aborto, mucho peor que todas las lacras anteriores por matar inocentes donde debieran ser más defendidos, pero eso no es culpa de Dios; dices bien que es culpa de los hombres y no del Creador; así es, siempre los excesos son pecados de los hombres, por eso es tan terrible que nos portemos mal; damos aparentes motivos de escándalo y correteamos a gente buena que podría estar en la Iglesia con plenos derechos. Digo aparentes motivos, porque no se puede juzgar al todo por la parte.

    Bueno, yo también me he explayado, jeje

    ResponderEliminar
  7. Uy, qué entretenida discución. Yo por mi parte si creo en Dios, soy católica y me cuesta pensar que alguna religión esconde malas intenciones, las respeto a todas.
    Me iba a alargar pero ya me dio lata, soy floja, perdón.

    Sería una lata que todos pensáramos lo mismo, cierto?
    Cariños

    ResponderEliminar
  8. Me gustó lo de buscar dentro de uno mismo, sacar todos los conejos que puedas de tu propio sombrero, y dejar que salga todo, a veces hasta lo más insólito... tampoco entiendo mucho esa necesidad de afirmarse en lo que digo algún iluminado o gurú desde afuera... como si los caminos se hicieran de otra forma que no fuera andarlos...

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que la base de las religiones principales es buena y de sentido comun, el problema es la interpretacion que luego se hace de ellas. Y encima tenemos la mala suerte de que lo suelen hacer hombres, con lo cual las mujeres salen perjudicadas.

    Buena discursion. Besos

    ResponderEliminar
  10. yo creo que la conciencia es independiente de la religión. el ser buena o mala persona va por el lado de como tratamos a nuestros semejantes y como cuidamos el mundo, no en la dirección en que oramos
    saludos ¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Completamente de acuerdo, es más lo que acabas de escribir, lo dice mi man a diario!

    Pero también los que hemos crecido con la religión de nuestros padres, es bastante difícil dejar de creer en lo mismo. Pensar con nuestro propio cerebro, yo lo hago ahora, porque soy mayor, pero a los trece años no podis plantearles a tus padres que no crees como ellos, en mi caso me pegaban, por rebelde!


    Pero simpre pensé diferente, pensaba, porque tenemos que creer todo lo que la biblia dice, porque necesitamos hacer todo lo que el pastor dice. Es que estaba la "fe" la fe es un invento maqueavélico para no cuestionarte nada, sino creias, no tenías fe y los que no tenían fe, no eran de Dios, eran del diablo y así una cosa lleva a la otra. El miedo es un artífice que usan para llevarte por donde ellos quieren. Solo quieres agradar a Dios, entonces solo tienen que obedecer.


    Sabes que cuando me retiré de la iglesia, el pastor me mandó una carta, diciendo que mis hijos pagarían por mis errores. Yo solo le pedía a Dios que perdonara a mis hijos y que si cometo algún erro, que de seguro, serán muchos, que me castigue a mí, pero no a ellos.( eso creía yo)


    Conclusión lo que dices es lo concreto y real del ser humano, lo demás a sido manipulado para gobernarnos.

    ResponderEliminar
  12. yo... sigo en crisis con mi Dios... así que esta vez mejor no comento...

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me quedé pensando que...

    ...finalmente si alguien tiene poco criterio o no tiene principios, cometerá injusticias y crueldades siendo ateo o en nombre de su dios.

    Si alguien es cuerdo y respetuoso del metro cuadrado ajeno, vivirá en paz consigo mismo y con el mundo que lo rodea ya sea ateo o crea en un dios... pero si cree en un dios, dirá que es su fe y la palabra de este dios el que lo ha hecho vivir bien...

    Yo no creo eso. Yo creo en la persona y sus capacidades, y no creo que las religiones hagan la diferencia.
    Un Hitler más creyente habría sido igual de loco, y quizás hasta hubiera dicho que su misión era "divina".
    Una Teresa de Calcuta atea seguramente habría sido igual de bondadosa sin votos de pobreza.

    Bueno, eso creo yo... no es algo que se pueda probar realmente, es sólo un convencimiento.

    ResponderEliminar
  14. Dos cosas, por un lado supongo que existe cierto instinto de manada que lleva a muchas personas a seguir a un lider, si es mas facil eso que ser uno mismo, como para llamarlo de alguna manera, es material de larga discusión. En cuanto a las religiones, como bien se dijo por acá muchas de las normas de las diferentes religiones son puro sentido común, pero los mensajeros de esas religiones son personas razón por la cual no puedo creer en ellas, ya que casi todas cometieron atrocidades diversas en nombre de un dios.

    ResponderEliminar
  15. No tengo costumbre de realizar comentarios en los blogs,( mas que nada por falta de tiempo ),pero un error en digitar ciertas palabras me trajo a tu blog.He encontrado muy interesante tu escrito "extraña naturaleza" y debo decirte que comparto totalmente tu punto de vista expuesto en este.
    Al respecto siempre he considerado que la verdadera fidelidad es hacia uno mismo, el obedecer a nuestro sentir y naturaleza
    Abrazos

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después de la señal...