11 de agosto de 2008

...


Pocas épocas han estado tan expuestas como la nuestra a la representación del horror. El hombre medieval lidiaba en forma más directa con la violencia pero no disponía de la vasta iconografía del espanto que nos ofrece la aldea global.
A fuerza de mirar el mal, corremos el peligro de banalizarlo o de permitir que nos afecte como un veneno lento y cumpla en nosotros un sigiloso cometido.

De pronto, una imagen restituye el sentido del dolor como si lo atestiguáramos por primera vez. La estampa suele ser eterna: La Piedad, una madre contempla la muerte de su hijo, una aniquilación total del sentido. En la fotografía de Sergei Karpukhin, lo que desafía el entendimiento es la dulzura, la elegancia de ese rostro, la suavidad del brazo ante el oprobio. Distinguir esa entereza rebaja la violencia a su muda ineptitud. También, revela lo que perdió esa vida, la increíble suavidad que merecía. ¿Hay mayor valentía que amar en el espanto? El niño descansa ante la mirada de la madre. Nuestros ojos están en guerra.

Texto (superior, aquí arriba): Juan Villoro.
Fuente original aquí.

--------------------------------------------

No sé ustedes, pero saber que "dos países están en guerra", que hay "intereses económicos y geopolíticos", etc., no me produce nada.
Saber que miles de personas, civiles, niños (en especial) están metidos ahí en esa guerra de unos pocos sí me acongoja, me deja mal pero de verdad.
La foto de arriba por ejemplo, me liquidó. ¿Qué piensa una madre cuando le han matado a su hijo en una guerra que no era suya? ¿Cómo se supera la pena de saber que tuviste un hijo y lo amaste, pero que por vivir donde vives, ya no lo tienes más? ¿A quién culpas? ¿Y finalmente, para qué culpas... si mientras haya codicia y ansía de poder en algunos, nada, pero NADA va a cambiar, aunque seamos millones contra ellos...? Y además, a tu hijo ya lo mataron... ¿Qué te queda? La tristeza... el dolor...





¿Por qué algunos niños tienen que pasar por eso?
Yo me quejo mucho a veces de vivir en Chile, de la falta de cultura, de respeto hacia el otro, de la delincuencia, del problema de la educación... pero por suerte, al menos vivimos en una región del mundo libre de conflictos armados con otros países y libre también de guerras santas (es otro tema, lo sé)... no nos subimos al bus temiendo que alguien lleve una bomba, ni hay tensiones con el país vecino, nadie nos está lanzando bombas... no, eso al menos, no lo tenemos, y que tranquilidad es ésa, qué afortunados en ese sentido somos.
No me importa si los que sufren son del país rico o pobre, grande o chico, apoyados por EEUU o por nadie... no me importa, a los civiles tampoco les importa, a los niños menos... Las guerras tienen que terminar ya.

12 comentarios:

  1. la caridad bien entendida empieza por casa

    como dice michael jackson, if you wanna make the world a better place take a look at yourself and make it change

    un beso enorme

    santi

    ResponderEliminar
  2. Me tiene enferma la guerra entre Rusia y Georgia. Las imágenes, por más que sean elegidas entre lo impactante, ¡son impactantes! y ha sucedido. ¿Irá a haber un juicio a los que han bombardeado a la población civil en Osetia del Sur y sus alrededores? en tiempos de armas sofisticadas y precisas para defenderse no concibo un horror así.

    Saludos, Iranzu

    ResponderEliminar
  3. la verdad la foto de los hermanos salió en el diario aquí y lo encontré terrible!! Que injusto que todos esos seres que no pidieron la guerra, que al final es culpa de unos pocos termina aniquilando la vida de tantos.

    ResponderEliminar
  4. uy! la imagen de esa mamá con su hijo me mató... no puedo creer que en alguna parte muere gente sin sentido... que rabia!...que pena! ... besos

    ResponderEliminar
  5. Y ahora en Osetia, Georgia y Rusia...descalabro total.
    Me sumo a tu llamado, deben terminar, porque no es forma de resolver conflictos, porque hay tanta gente inocente, porque otro mundo es posible.
    Saludos,
    Gaby

    ResponderEliminar
  6. Todas las guerras son inútiles, absurdas, crueles...
    Lamentablemente viene sucediendo desde que el mundo es muno. No, no s consuelo, ni discuñpa ni... es realidad.
    Parara? Tú crees que les importamos algo? No, somos simples marionetas en manops de todos esos que dicen que nos gobierna de un color u otro, de unas ideas poíticas u otras.. al final todo se reduce a lo mismo: Poder. Y el poder se consigue al precio que sea, en estos casos: vidas humanas!
    No, no es justo!

    ResponderEliminar
  7. Sorrry por el montón de letras que me he "comido" en el comentario anterior, pero es que le doy a la tecla con furia y corriendo y no miro y... ayyys!

    ResponderEliminar
  8. Yo me siento completamente desconsolada..no puedo comprender que por años de años, sigamos con el mismo temita de las guerras, eso ya debería pasar no? Todos, creo yo, estamos en contra de este tipo de manifestación para "hacerse entender" Que no bastan las palabras???? Esto (la guerra) que nos enseña?..... que si no estamos de acuerdo en algo debemos pelear a fuerza de lo que sea por conseguir que se piense como yo? Cuando va a ser el día, en que nos respetemos...... diferencia de credos, de opiniones, de razas, de todo!!!!



    Somos un grito que nadie escucha. Que triste!

    ResponderEliminar
  9. Saber que las hostilidades se han renovado después de lo que fue una sangrienta y dolorosa guerra me tiene profundamente disgustada.
    Anoche mismo contemplaba a mi Jacinta: nuevita, inocente, indefensa y maravillosa, y le preguntaba a mi marido cómo era posible que alguien abandonara a una preciosidad así. El me contestó que no lo entendía, pero que su propia pregunta era cómo podía haber gente que los bombardeara.
    Rezo por que este conflicto termine lo antes posible y antes de que se exterminen los unos a los otros.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. vEl domingo vi unas imágenes muy impactantes en el diario, todavía no me las puedo quitar de la cabeza, son un horror :(

    ResponderEliminar
  11. He estado siguiendo los sucesos por las noticias y por suerte aún no pierdo mi capacidad de sormprenderme ni enfadarme con la tontera en este mundo, y vivimos en el mismo planeta que esos tipos, que increible!!!
    ¿cuando maduraremos??
    ¿porque tanto odio?....Trato de explicarle a mi hija el porque y me quedo sin argumentos!
    uff

    ResponderEliminar
  12. Definitivamente pienso como vos pero a la vez me cuesta aceptar que las guerras no van a terminar nunca, al menos en este mundo. Perdón por el pesimismo, pero creo que está en nuestra naturaleza, inclusive en la de los animales, solo que ellos no pelean con armas.
    Yo me vivo quejando de cómo están las cosas en mi Argentina, pero muchas veces me pongo a pensar en los países que viven así, cómo hacen? Qué sienten esos niños, esas madres, esos padres, ante tanto horror, ante tanta impotencia. Supongo que muchos de ellos no conocen ni conocerán otra cosa, es muy triste.

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después de la señal...