3 de noviembre de 2011

Elige veganismo.

Yo soy vegetariana.

Mi historia empieza cuando empecé a darle papillas con carne de pollo a mi hijo; un día tuve una epifanía de que eso era carne, músculo, animal muerto, cadaver, y me entró el asco y el cuestionamiento.

Comemos de todo, realmente.
Igual no dejé de comer carne ipso facto. Pasó un par de meses, y un día amanecí con la idea clara: no iba a comer más animales, y listo. Me costó cero; era mi momento, no me hubiera resultado si lo hubiera intentado hacer antes.

Sí, soy vegetariana hace ya más de 7 años, y sé que es una porquería, la inconsecuencia misma. Incluso era más consecuente antes, cuando comía animales y haciendo la vista gorda defendía o justificaba su consumo.

Porque ahora yo no como carne, pero tomo leche y como sus derivados, y también consumo huevos...

Hace un tiempo tuve una nueva epifanía: estoy en contra del maltrato animal, entonces, no debería participar de prácticas que lo avalen, entre ellas, comer esos productos.

Tal cual, inconsecuencia.
Y es terrible, porque sé que la única opción consecuente cuando te declaras en contra del maltrato, abuso y uso de animales, es el veganismo. Pero siento que estoy en esos "momentos previos", en que ya sé lo que es correcto para mí, pero no he sentido el llamado de la selva, aún. Todavía no es mi momento, pero está cerca.

Siete años atrás, cuando pensaba en ser vegetariana me parecía una opción demasiado difícil... ¿Cómo dejar las pizzas con jamón? ¿Cómo sería un hot-dog sin vienesa? ¿Con qué acompañaría mis comidas si no comía pollo, pescado, carnes...? ¿Qué le echaría al pan en vez de paté, mortadela o salame?

Pero el día en que cambié el switch todo fue natural. Jamás me compliqué por nada, y el "cambio" fue realmente muy, muy fácil. Nunca eché de menos nada, y siempre he encontrado qué comer, las opciones en verdad sobran, y he descubierto que los vegetarianos cuando se ponen manos a la obra comen mucho más sabroso, original y rico, que un no-vegetariano, se prueban más sabores, más ingredientes, más cosas, con exquisitos resultados (lamentablemente, yo no cocino demasiado... ¡pero ése es un problema personal mío!)

Pinchar para leer.
Supongo que pasarse al veganismo cuando es tu momento es igual de fácil. "Supongo" porque en realidad al dejar fuera los derivados lácteos y huevos, dejas afuera demasiadas cosas; desde un simple panqueque con manjar, hasta un huevo a la copa, o una ensalada de brócoli... con mayo ("mayo normal", porque también existe la mayo vegana... pero ¿hacerla yo? ¡uf!). Pero se puede. Si hay gente (cada vez más) que lo hace, es que se puede.

Yo aún tengo miedos, todavía no me lo imagino, no sé cómo podría hacerlo; sé que estoy cerca, cerquita, pero necesito dar el paso cuando esté segura, cuando lo sienta "mi forma de vida natural", como siento el vegetarianismo. No quiero hacerlo forzada o sentir que es difícil o una opción rara; quiero hacerlo con un convencimiento 100%.

No sé cuando será ese día, pero creo que se acerca... porque el tema me da cada vez más vueltas, igualito que como cuando me hice vegetariana...

7 comentarios:

  1. Admiro tu convencimiento...Yo nunca podria ser vegetariana, salvo que tuviera que salir a cazar yo misma mi alimento. Estoy de acuerdo con todos los puntos que enumeraste, sin embargo, cuando veo el comportamiento animal, veo que es natural para ellos comerse a otro animal. Me impresiona, no me gusta ni medio verlo, pero incluso pasa en el patio de mi casa, donde aparecen palomas sin cabeza comidas por otros pajaros.
    Los hombres podemos elegir comer carne o no, sobre todo en esta epoca, pero los primeros tenian que cazar su alimento ya que la carne era y es muy importante en la alimentacion.
    En casa, con una hija celíaca, que debe cumplir su dieta, la carne juega un papel principal.

    ResponderEliminar
  2. Para mí no es difícil, ser vegetariana, digo... vegana, ya no sé qué te diría.
    En una época fuí vegetariana radical, ahora soy estricta por rachas, pero me gusta tanto el jamón, por ejemplo, que no me queda otra que ser vegetariana pecadora! ;)

    Y como tú bien dices, los momentos para cualquier cosa en esta vida, llegan ellos solitos!

    Ánimo pues!
    Abrazote!
    ;)

    ResponderEliminar
  3. En casa mi esposo optó por esa decisión hace ya un año... nosotras tampoco somos muy carnívoras pero creo que poco a poco me convenzo más de no carne (al menos no pollo que es lo que más antibióticos y cosas tiene)... pero creo que no llegaría a vegana....

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me encantó volver para acá y ver que tienes esto funcionando.

    Al final todo es cosa de costumbre, creo que a uno le parece difícil otra opción de comida porque lleva años con el mismo menú...

    Yo quiero dejar los lácteos, en la casa los consumimos poco, pero igual me gustaría dejarlos aún más.
    Es bueno eso de cambiar el switch de manera natural.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Tengo mucho amigos vegetarianos y un par veganos. Los admiro. Admiro la capacidad y especialmente la voluntad.
    Yo no puedo, a pesar de que las carnes no me matan, y puedo vivir sin ellas. Hay cosas, como la leche, los huevos y un barros jarpa, sin lo cual no podría vivir.
    Besos preciosa!

    ResponderEliminar
  6. Ay, que lindo, mucho para responder... :)
    Antes que nada, gracias por pasar!

    Perla, si salieras a cazar tu alimento, los del club de vegetarianos te quitarian rapidamente tu credencial de miembro! ;)

    El caso de la celiaquia es un caso especial, y en realidad no se como es de compatible con el vegetarianismo, aunque imagino que se puede, no lo se con certeza.

    Pero sin problemas de salud, intolerancias ni alergias alimentarias, la carne no es en lo absoluto necesaria en la dieta. Más imprescindible son las frutas, verduras, frutos secos... y se consumen muy poco (en el caso de los frutos secos, se entiende, con esos precios!!!) :(

    Edurne: para mí, el vegetariano nunca da pie atrás, encuentro que es imposible un día sentir que los animales no son comida, y después consumirlos. Otra cosa es seguir una dieta vegetariana por otros motivos (salud principalmente), es buenísimo, pero no es lo mismo.

    Hay gente que me dice "ay, sí, yo también como muy sano y poquísima carne", pero no, no es eso. Yo no como sano, al contrario: yo por periodos como muy mal, pero no como ni comeria animales nunca mas, al menos no su carne. Gracias por los ánimos! :)

    MamiDeLux: tu esposo es vegano? debería tener un blog! :D

    Yo creo que ser vegetariano tiene que ver con un convencimiento que no se hace por salud o por razones que NOS beneficien, sino que pensando en los animales como seres y no productos o comida... pero mira quién lo dice, la que consume leche, huevos, queso... cero moral... :-/

    María José (es muy raro decirte "maría josé"!), a mí también me alegra mucho que hayas vuelto! Te estaré visitando! Encuentro difícil dejar lácteos, pero yo tb. quiero lograrlo (y los huevos tb.), quizás de a poco es mejor que radicalmente, pero como el paso al vegetarianismo lo hice de golpe, tengo la ilusión de hacer este otro igual... en algún momento... estoy en el umbral! ;)

    Diana, mira, yo decía lo mismo y ya me ves ;) Jamás eché de menos nada, pero lo dejé solo cuando un día SENTÍ cierto convencimiento o certeza, no lo sé explicar. Era algo que me daba vueltas, y un día se acomodó en su lugar.

    Creo que todos podríamos dejar cualquier cosa si supiéramos que, por ejemplo, se fabrica con el trabajo de niños esclavos... no nos costaría nada, porque es muy fácil empatizar y sentir que es injusto y no querer ser parte de eso, al contrario, nos daría asco ser parte de algo así.

    Pero con los animales uno está "acostumbrado" a que sea así. Y me incluyo en el grupo de los acostumbrados... recién estoy tratando de reenfocar el tema... y no es fácil, es como salir de matrix o algo así... espero lograrlo...

    Pd.(Las tildes salen cuando quieren, debe estar sucio el teclado.)

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después de la señal...