11 de mayo de 2013

Equivalencias.

Antiguamente, se le pegaba a los niños en los colegios.
Horror de horrores hoy, pero era la norma entonces.

Después se cayó en cosas tan humillantes como ponerles orejas de burro, o mandarlos a la esquina mirando a la pared.
Horror de horrores hoy, pero era la norma entonces.

Hoy no se les pega (o no se debería) ni se les pone orejas de burro. ¿Mandarlos a la esquina? Apuesto que en más de un lugar sí, todavía.
Pero aunque algo se ha mejorado, seguimos utilizando castigos equivalentes.


Sí, quizás ya no les pegamos un golpe, pero les pegamos un grito, y a veces el contenido de ese grito duele más el golpe.
Lo que más he visto siempre es abuso de autoridad. El clásico yo estoy aquí arriba, y tú allá abajo.

Imponerse por autoridad, queriendo causar miedo, o como queriendo... adiestrar, sí, ésa es la palabra que se me viene a la mente a veces.

Nada de educar, enseñar, lograr cambios internos en el niño. No. En vez de eso, se opta por el camino rápido: adiestrar. Como en esa película francesa donde se hablaba de "acción - reacción". Yo grito, y tú me temes. O yo te digo bien bajito ciertas palabras, y tú me obedeces por miedo.

Es difícil educar cuando faltan hábitos desde la casa, o cuando son niños con algún diagnóstico de base que no les permite comprender/seguir ciertas normas básicas de convivencia.

Yo misma a veces me desespero, y también grito (cuando ya has intentado todos los tonos...) pero por lo menos estoy segura de que nunca han salido de mi boca: insultos, ofensas, amenazas de castigos inconexos ("te voy a llevar a la otra sala", "va a venir el no sé quién a buscarte"...), ni frases del estilo "porque yo lo digo y punto". El castigo o consecuencia de que peguen es alejarse del grupo o quedarse sin recreo, pero no quedarse sin comer, o irse a ninguna otra sala.

Trato de que razonen, de que sean conscientes de sus decisiones y actos, pero si *no pueden* hacerlo, no voy a castigarlos por eso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deje su mensaje después de la señal...