6 de septiembre de 2015

Pixeles: la peli para gamers.

Cuando voy a ver películas de niños soy súper tolerante a que haya ruido, o a que habrá niños que se rían fuerte, o hablen, etc., pero no todo el rato (porque se supone que van con un adulto que les dirá algo). Ayer, sin embargo, fui a ver Pixeles y nunca había visto tanto niño sin tener idea de cómo es ir al cine (conversaban a todo dar, se paraban, movían, reían histéricamente, repetían fuerte lo que decían los actores, movían las butacas). Sé que puedo estar muy sumamente equivocada, pero me dio la impresión de que en algunas casas los ponen delante de una consola "para que se queden tranquilos" y a los pobres cabros no los educa nadie. Los papás quedan felices porque el niño "se porta súper bien", pero en realidad es que en la casa está quieto frente a una pantalla todo el día. Está bien ser gamer, yo lo fui, mi hijo lo es, pero no he dejado de educarlo por eso. Puede ser súper prejuicioso lo que estoy diciendo, con un margen de error gigante, pero si lo achaco a la compra de consolas y falta de crianza es porque la película se trataba de videojuegos y los niñitos parecían poseídos por el tema, pedían consolas, y no paraban de portarse como si estuviera en el living de su casa mientras sus padres no les decían nada. Todo calza, pollo, al menos para mí. :P (La película nos encantó de todas maneras, era que no, si nos encantan los video juegos, y también el humor de la peli es el mismo nuestro, y el doblaje mexicano siempre es divertido.)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deje su mensaje después de la señal...